IKEA y la Declaración de Vancouver

"Cualquiera puede encabezar el cambio.” 

FSC Vancouver Declaration Ikea
FSC GD / Arturo Escobar

Habiendo anunciado recientemente la Declaración de Vancouver en nuestra Asamblea General del FSC de 2017, donde nos reunimos con varios delegados industriales de organizaciones que ya apoyan la iniciativa, quisimos aprovechar la oportunidad para conversar con algunos de ellos acerca de porqué se había sumado y qué le dirían a alguien que estuviera considerándolo. 

Hablamos con Mikhail Tarasov, Director Mundial de Silvicultura de IKEA, acerca de porqué pensaba que es importante trabajar juntos para apoyar la silvicultura sostenible y la Declaración de Vancouver. 

¿Qué significa para usted la declaración? 

Es un claro llamado de acercamiento a los actores sociales, incluyendo a los encargados de formular políticas y a todos los demás. Es un paso enorme para lograr que la industria, en su conjunto, actúe responsablemente para garantizar un cambio positivo en el mundo de la silvicultura. 

IKEA ya había hecho el compromiso de apoyar. ¿Por qué resulta importante esta iniciativa para la organización? 

En IKEA, creemos apasionadamente que solo una empresa responsable es sostenible a largo plazo y esa es la manera en que todos deberían pensar acerca de su forma de operar. 

Nuestros clientes, todas esas personas cuyas vidas pretendemos mejorar, quieren ver a IKEA actuando responsablemente. Además, también es uno de nuestros valores fundamentales: cuidar a la gente y al planeta. Queremos servir de inspiración a otras empresas. Estamos contentos de encabezar y estar a la vanguardia del desarrollo de compromisos en silvicultura. 

Con esta declaración, queremos ser absolutamente claros de cuál es nuestra posición respecto al futuro de nuestros bosques y a hacer negocios responsablemente. Además, queremos enviar un mensaje conjunto de empresas líderes acerca de nuestros contundentes compromisos con la sostenibilidad. Es un llamado a actuar, el cual está dirigido a aquellos que todavía lo están considerando y aún vacilan. 

¿Qué le diría usted a aquellos que están pensando en respaldar la Declaración de Vancouver? 

La Declaración de Vancouver es una manera de inspirar a las personas a marcar una genuina diferencia en el manejo forestal sostenible. En IKEA, creemos en la unidad y en las acciones de colaboración. La inclusión y un dialogo abierto son quizá los principales valores del FSC. Al trabajar juntos y ofrecer ejemplos tangibles, podemos hacer que la silvicultura sostenible sea la norma para todos. 

Las empresas tienen que comprender que pueden encabezar el cambio si introducen este ambicioso compromiso con uno de los sistemas de certificación más estricto y creíble del mundo.  

Cualquiera puede encabezar el cambio. Sean enérgicos en sus metas de sostenibilidad y no vacilen en alcanzarlas. Ese es el mensaje que me gustaría enviar.