En mayo de 2018, FSC lanzó un nuevo Procedimiento de servicios del ecosistema, el cual ofrece a empresas y gobiernos una nueva herramienta para demostrar y comunicar el impacto que están teniendo en la conservación y la restauración de los ecosistemas forestales en los que trabajan.

Un bosque puede verificarse de conformidad con uno, varios o los cinco servicios del ecosistema estipulados dentro del marco de este procedimiento, a saber: conservación de especies, mejora de la cantidad y la calidad del agua, aumento de los nutrientes del suelo, aumento de las reservas de carbono y mejora de los servicios de los ecosistemas recreativos.

La cooperativa forestal Waldplus, que cubre más de 1000 hectáreas y se extiende entre las regiones de Trentino Alto-Adige, Véneto y Lombardía, ha sido la primera en verificar los impactos sobre los cinco servicios del ecosistema bajo el marco proporcionado por FSC.

Este logro ha sido el resultado de una colaboración entre Waldplus y Etifor, una consultora que ofrece soluciones innovadoras para medir el impacto positivo.

Hasta ahora, FSC ha puesto a prueba este sistema de evaluación en más de 8 países de todo el mundo. Una pequeña propiedad de Lajas Blancas, Chile, fue el primer sitio verificado por FSC. No obstante, se verificó uno de los cinco componentes del procedimiento: la calidad del agua.