CIUDAD DE PANAMÁ, PANAMÁ - La Fundación Indígena de FSC presenta la Alianza de los Pueblos Indígenas para los Derechos y el Desarrollo (IPARD, por sus siglas en inglés), una iniciativa de cinco años financiada por 13 millones de dólares para apoyar a los pueblos indígenas del mundo. La IPARD forma parte de la Alianza para el Desarrollo Mundial (GDA, Global Development Alliance), una asociación única entre la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y FSC Internacional. La Fundación firmó un acuerdo de cooperación con la USAID el 12 de agosto. La Fundación ha recibido con orgullo un premio de 6,5 millones de dólares de la USAID, mientras que la cantidad restante se obtendrá gracias a los socios del sector privado de la GDA, incluido FSC Internacional.

A pesar de manejar casi una cuarta parte de la superficie terrestre, los pueblos indígenas se enfrentan a una inmensa cantidad de desafíos, que limitan su capacidad para garantizar sus derechos, fortalecer sus prácticas de sustento y consolidar el desarrollo sostenible y la gobernanza en sus territorios.

La GDA tiene como objetivo cambiar esta situación. El aumento y la diversificación de las capacidades de las organizaciones y comunidades de los pueblos indígenas los encaminará hacia la autosuficiencia y será un componente clave para crear efectos positivos y duraderos en sus comunidades.

Dirigida por la Fundación Indígena de FSC, la IPARD orientará a los pueblos indígenas en el manejo y la preservación continuos de los bosques del mundo. Esta nueva GDA reunirá a los gobiernos nacionales, los sectores privados, las organizaciones de la sociedad civil y otras partes interesadas clave para desarrollar y aplicar medidas a nivel nacional impulsadas por la visión y las prioridades de los pueblos indígenas y destinadas a lograr tres objetivos sistemáticos y relacionados entre sí:

  1. Organizar y preparar un programa de desarrollo de capacidades para las organizaciones y los actores sociales de los pueblos indígenas;
  2.  Fomentar un entorno propicio para el reconocimiento, la participación efectiva y la adopción conjunta de decisiones de los pueblos indígenas en los asuntos que les afectan, y
  3. Promover el desarrollo sostenible de los pueblos indígenas basado en modelos de economía autodeterminada.

La IPARD prevé que si se proporciona a los pueblos indígenas un mayor acceso a la formación en materia de creación de capacidades, espacios para la adopción de decisiones inclusivas y apoyo a las empresas dirigidas por personas indígenas, estarán mejor preparados para influir en la toma de decisiones entre los sectores público y privado, a fin de garantizar el autogobierno de sus territorios, catalizar un entorno propicio que reconozca e incorpore los intereses de los pueblos indígenas en las políticas e inversiones, y asociarse con el sector privado para crear oportunidades de fortalecimiento de sus economías.

Francisco Souza, director ejecutivo de la Fundación Indígena de FSC, señala que

la IPARD tiene el potencial de crear una nueva generación de líderes indígenas, y está preparada para transformar a los propietarios de una cuarta parte de la masa terrestre del planeta en proveedores de soluciones globales para proteger mejor la naturaleza, los derechos y el desarrollo autónomo, mediante políticas, crecimiento, asociaciones y modelos de inversión más responsables e inclusivos.

A lo largo de todo este proceso, los pueblos indígenas serán los protagonistas y crearán formas innovadoras de implementar las estrategias sobre el terreno. Esta asociación está impulsada por y para los pueblos indígenas, con la finalidad de crear las condiciones subyacentes necesarias para lograr efectos a largo plazo para las comunidades indígenas de todo el mundo.

Para más información, póngase en contacto con d.peniston@fsc.org.