Toda criatura viviente del mundo necesita un lugar donde vivir, comida para alimentarse y capacidad de reproducirse para sobrevivir. Sin embargo, para el oso pardo cantábrico, eso no siempre ha sido tarea fácil. Durante siglos, el oso coexistió con el ser humano en la Cordillera Cantábrica, la cual se extiende a lo largo de más de 300 kilómetros al norte de España.

No obstante, en la década de los 1980, la interferencia humana ocasionó un drástico descenso en la población del oso, haciendo prácticamente imposible detectar a uno de ellos en la montaña. La caza ilegal y furtiva, así como la expansión humana crearon una inmensa pérdida de hábitats para esos osos y los empujó al borde de la extinción.

En una época en la que la salud de la mayoría de los ecosistemas de nuestro planeta se está deteriorando, amenazando a miles de especies con la extinción, algunos propietarios de bosques están mostrando que ayudan a preservar a estos animales en peligro a través de la certificación FSC de servicios del ecosistema – mejor conocida como el Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema . A través de este procedimiento, los propietarios de boques pueden verificar sus impactos positivos en los servicios del ecosistema – y proteger especies y su hábitat en los bosques que manejan.

En España, por ejemplo, Biesca Ingeniería, una empresa especializada en consultoría silvícola y ambiental, se asoció con la entidad de conservación local, FAPAS, para implementar el Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema con el fin de destacar sus esfuerzos de conservación. Biesca Ingeniería ya había obtenido la certificación FSC en grupo en 2015 para los bosques que maneja sosteniblemente en colaboración con sus socios, incluyendo al FAPAS.

Oso pardo or Cantabrian bear

El Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema ayuda específicamente a los administradores forestales a poner de relieve su impacto positivo en los servicios de ecosistemas forestales. Los servicios del ecosistema son todos los beneficios que la naturaleza brinda a los humanos. En los bosques, estos servicios incluyen el almacenamiento de carbono – el cual reduce los efectos del calentamiento global y del cambio climático – así como la limpieza del agua y la conservación de la fauna silvestre. El Procedimiento FSC de servicios del ecosistema ayuda al propietario del bosque a demostrar y dar a conocer el impacto positivo que su manejo forestal responsable tiene para tales beneficios, agregando así valor comercial a aquellos que actúan con el fin de preservar los servicios del ecosistema forestal.

En España, varias empresas se están mostrando interesadas ahora en invertir en servicios del ecosistema certificados ya que demuestran bosques bien mantenidos y mejoran la vida de la fauna silvestre y de los seres humanos proporcionando agua y aire limpios.

Para implementar exitosamente el Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema, el FAPAS desarrolló una serie de medidas vinculadas a la conservación de los osos. Sembraron árboles frutales nativos, principalmente de cerezas y manzanas, dentro y alrededor de los bosques que maneja Biesca Ingeniería. Los osos son muy afectos a estas frutas y suelen acercarse a las aldeas en el verano en busca de éstas. Luego, dispersan las semillas al tirarlas al suelo de alrededor, contribuyendo a que nazcan más frutas de estas especies. La siembra de árboles ayuda a los osos a acceder directamente a las frutas en sus bosques de origen y restaura el equilibrio de su hábitat. Para que vuelvan a crecer los bosques naturales del oso, el FAPAS también volvió a sembrar encinas nativas, erradicando al mismo tiempo los eucaliptos no nativos, que habían sido introducidos desde Australia en el siglo XIX. La medida también evita los mortíferos incendios forestales ya que los eucaliptos son muy inflamables en comparación con las especies de encina.

A principios de 2020, Biesca Ingeniería y sus socios utilizaron exitosamente el Procedimiento FSC de Servicios del Ecosistema para las 3,500 hectáreas de bosques asturianos que manejan.

De momento, la población de osos cantábricos es de alrededor de 300 animales. Los árboles frutales están comenzando a crecer pero todavía no se pueden aprovechar. Sin embargo, dentro de muy poco, el FAPAS y Biesca Ingeniería comenzarán a acopiar las recompensas de sus esfuerzos por preservar sus bosques y a los osos que los habitan.