Ecuador Bamboo

En la provincia andina de Pichincha se encuentran situadas dos pequeñas parcelas que tienen un inmenso impacto ambiental. Como propiedad de las familias Serrano y Villarreal, estas parcelas llevan los nombres de El Milagro y La Joya, por una buena razón. Después de todo, en estas áreas combinadas de 140 hectáreas, dos especies madereras de bambú protegen más del 90% de las riberas locales circundantes. Una de estas especies es nativa del Ecuador, mientras que la otra proviene de Asia, pero se ha aclimatado perfectamente a la región.

Las plantaciones de bambú tienen propiedades ambientales fantásticas: con sus amplios tallos subterráneos, reducen la erosión del suelo y evitan que sedimentos entren a cursos de agua y ríos. Las hojas caídas forman una alfombra en el suelo, lo cual disminuye la evaporación del agua. Sus tallos huecos conservan el agua durante la época de secas, incrementando así la humedad del medio ambiente. La densa vegetación de bambú también capta las gotas de agua de la niebla. Estos beneficios son especialmente importantes ya que El Milagro y La Joya se habían utilizado ambas en la producción ganadera intensiva hasta 2004, lo cual condujo gradualmente a suelos erosionados y a la desviación de corrientes de agua. Todo cambió cuando sus propietarios, un grupo de productores medianos y pequeños, comenzaron a sembrar bambú en la zona. Eventualmente, crearon Allpabambú para el manejo técnico de su plantación.

Ahora han logrado utilizar exitosamente el Procedimiento de Servicios del Ecosistema (SE), una herramienta para que los titulares de certificados FSC demuestren y den a conocer el impacto positivo del manejo forestal responsable para la preservación y restauración de servicios específicos del ecosistema.  

Una vez finalizado, una entidad de certificación evalúa,  de manera independiente, el enfoque de siete pasos estipulado en el procedimiento. En caso de que se le verifique, cada uno de los impactos positivos propuestos resulta en una llamada “declaración de servicio del ecosistema”, la cual puede entonces usarse con fines de promoción y comunicación. 

Ecuador Bamboo

NEPCon, la entidad de certificación, realizó la evaluación de El Milagro y La Joya en agosto de 2019. Los resultados probaron el compromiso de Allpabambú de “mantener la capacidad de las cuencas hidrográficas para purificar y regular el flujo de agua” (conforme al Anexo B. Impacto ES3.3, Procedimiento de Servicios del Ecosistema). Una comparación de datos presentes y pasados basados en indicadores específicos de resultados muestra que la empresa demostró exitosamente impactos positivos en dos categorías distintas. En primer lugar, incrementaron la proporción de la cubierta forestal de los lugares: de 2004 a 2019, la cubierta forestal de El Milagro creció de 36% a 85% y la cubierta de La Joya aumentó de 10% a 60%.  Estos resultados se verificaron a través de un análisis de mapeo geográfico. En segundo lugar, Allpabambú demostró un impacto positivo en la calidad del agua misma, empleando una metodología sugerida en la Guía de Servicios del Ecosistema bautizada como  ‘protocolo de evaluación visual de cursos de agua’. Las mediciones iniciales resultaron en que ambas propiedades obtuvieron la calificación más elevada basada en cinco indicadores distintos. 

Los servicios de cuencas hidrográficas protegidas en estas propiedades tienen beneficios directos no solo para las familias y cooperativas locales, sino también para las comunidades circundantes. En total, 105 propiedades dependen de las cuencas hidrográficas para cultivos y actividades ganaderas. Nelly Arroyo, gerente de Allpabambú, comentó sobre este éxito: “Queremos cambiar la percepción de que el bambú no necesita de cuidados adecuados. Un manejo forestal apropiado también puede hacer que el bambú sea más sostenible, aprovechando varios atributos ambientales.”

Ecuador Bamboo

Cómo los patrocinadores pueden ayudar a financiar este tipo de esfuerzos

Todo beneficio tiene un costo y las iniciativas de financiamiento como ésta pueden representar todo un reto. Los pequeños propietarios deben usar sus recursos no solo para manejar y preservar, sino también para cubrir los costos de la certificación. Sus ingresos también pueden retrasarse como resultado del proceso. Paulina Soria, Coordinadora Nacional del FSC – Ecuador, considera que “existe un gran potencial para la contribución de empresas con el fin de apoyar los extraordinarios esfuerzos de Allpabambú. No solo mostrarían un impacto positivo para la naturaleza y sus beneficios, sino que también proporcionarían a los pequeños propietarios una remuneración adecuada por su ardua labor.”   

El Procedimiento de Servicios del Ecosistema (SE), el cual entró en vigor en 2018, se ha venido usando exitosamente en sitios de todo el mundo y celebró recientemente su Declaración número 25 de SE. Si eres un posible patrocinador interesado en financiar esta iniciativa o iniciativas similares, te pedimos que visites https://fsc.org/es/page/servicios-del-ecosistema y te enteres de como participar. También puedes contactar directamente a Allpabambú en allpabambu@gmail.com.