Esta nueva iniciativa de la UE podría exigir que las empresas corroboren las declaraciones que hacen acerca de la huella ambiental de sus productos/servicios mediante el uso de métodos estándar para cuantificarlas, por ej. la Huella Ambiental de Producto (HAP).

El objetivo es hacer que las declaraciones sean confiables, comparables y verificables en toda la UE. Esto debería ayudar a compradores comerciales y a inversionistas a tomar decisiones más sostenibles e incrementar la confianza del consumidor en las etiquetas verdes y en la información. El FSC compartió cinco recomendaciones principales con la Comisión Europea:

  1. Hacer del método de la HAP uno complementario a las etiquetas “mejores en su categoría” existentes (por ej., las Etiquetas Ecológicas de la UE), así como a las etiquetas ecológicas tipo 1 que proporcionan normas creíbles de garantía, como por ejemplo el esquema de certificación FSC.
  2. Mantener la HAP voluntaria por el momento. En la actualidad, la HAP es un método imperfecto ya que su puntaje único y sus reglas de referencia inevitablemente crean un sesgo.
  3. Combatir las etiquetas y declaraciones no fiables, protegiendo al mismo tiempo las etiquetas, logotipos y declaraciones sólidos que respetan requisitos de sostenibilidad estrictos tales como los desarrollados por ISEAL.
  4. Considerar el uso del FSC como un proxy para demostrar una falta de cambio al uso del suelo y por lo tanto fundamentar un cálculo de carbono dentro de la HAP, conforme a la opción que ya se adoptó dentro de la Etiqueta Ecológica de la UE.
  5. No poner en riesgo los esquemas de etiquetas ecológicas bien establecidos con esta nueva iniciativa.

Para más información sobre este expediente, contacte al EU Advocacy Manager del FSC: m.mascolo@fsc.org