Colaborando durante cerca de 5 años, la iniciativa CanopyStyle, con más de 161 marcas comerciales asociadas, como H&M, GAP, Zara y Stella McCartney, se comprometió a eliminar de sus cadenas de suministro, el uso de bosques primigenios y en peligro de extinción, a explorar fibras innovadoras como prendas de vestir recicladas y contribuir a fomentar soluciones de conservación. Todas estas marcas han posicionado al FSC como el sistema de certificación forestal de preferencia.

La llamada Fast fashion (moda desechable) llegó para quedarse y los impactos de la industria para los bosques del mundo pudieran no ser evidentes de inmediato. Sin embargo, la industria de la moda tiene una huella ecológica cada vez mayor y los árboles se utilizan para crear textiles como la viscosa.

La iniciativa ha logrado también garantizar políticas de obtención de madera por parte de fabricantes de fibra de rayón y viscosa, los cuales cubren actualmente más del 70% de la producción mundial de fibra de viscosa.

Descubre más detalles sobre la asociación aquí.