Las concesiones certificadas FSC desempeñan una función fundamental para proteger estos bosques que, de otra manera, estarían abiertos a la tala destructiva y a la conversión con fines agrícolas como por ejemplo, plantaciones de palmas para fabricar aceite. Al apoyar y reconocer la corta sostenible de bajo impacto, los actores sociales del FSC están dando un valor financiero positivo al mantenimiento de bosques de importancia global tales como los de la Cuenca del Congo.

Acerca de la deforestación

La preocupación sobre la deforestación global ha sido parte fundamental del ADN del FSC desde su fundación.

El ofrecer soluciones para combatir la deforestación a través de un conjunto de reglas que definen el manejo responsable de los bosques del mundo es la respuesta del FSC a los desafíos que representa una presión cada vez mayor sobre los bosques para la producción de madera y otros productos de madera.

El FSC no permite que ocurra la deforestación en sus concesiones certificadas. La organización tiene varios requisitos estrictos para garantizar que los administradores forestales certificados mantengan su cubierta forestal y conserven o aumenten la estructura, función biodiversidad y productividad de su bosque.

Estos requisitos incluyen indicadores para planificar y monitorear las intervenciones de manejo forestal, evaluar los riesgos y valorar los impactos en los bosques. Lo anterior se complementa con requisitos específicos para su mantenimiento y/o incremento de áreas con altos valores de conservación (AVC).

El manejo forestal conlleva invariablemente un impacto en los ecosistemas; no obstante, el manejo forestal certificado FSC exige que los propietarios/administradores forestales minimicen los impactos negativos para evitar y compensar cualquier forma de degradación forestal.

El FSC tiene un robusto sistema de salvaguardas para asegurar que los propietarios/administradores forestales se adhieran a estos requisitos, entre otros:

  • certificación y control por terceros;
  • acreditación de entidades de certificación a cargo de una organización especializada (Assurance Services International);
  • auditorías anuales a titulares de certificados;
  • consultas a actores sociales, incluyendo divulgación a ONG locales e internacionales;
  • un sistema de resolución de controversias para aceptar y procesar quejas de actores sociales; y
  • la Política FSC para la Asociación que establece requisitos específicos sobre cómo los titulares de certificados o aquellos que aspiran a la certificación deben realizar sus actividades de negocios.

El FSC ha estado propugnando desde hace tiempo un enfoque holístico hacia la protección forestal, en el que gobiernos, empresas, pueblos indígenas y otros actores sociales contribuyen al debate. La certificación FSC puede ser una herramienta importante para garantizar las medidas de protección necesarias para evitar la deforestación, pero creemos que las áreas protegidas también deben formar parte de la solución para combatir la deforestación. 

Sin embargo, el establecimiento de un sistema de áreas totalmente protegidas corresponde a las autoridades públicas.

Acerca de la destrucción de bosques con altos valores de conservación

La certificación FSC es una herramienta necesaria y una solución para un problema más amplio en áreas donde están concentrados bosques con AVC.

Los administradores de bosques certificados FSC están obligados a aplicar la corta de impacto reducido. Por ejemplo, en bosques de la Cuenca del Congo, las concesiones implementan el aprovechamiento selectivo con solo 1.3 árboles por hectárea aprovechados en el transcurso de 25 años. El monitoreo señala que el aprovechamiento selectivo impactó a tan solo entre 7% y 10% del área del bosque en el transcurso de ese período. Además, la construcción de caminos está igualmente limitada y debe definirse una zona de amortiguamiento entre un camino y un bosque con AVC para prevenir impactos. 

Empresas certificadas FSC en Rusia han asignado más de 13.8 millones de hectáreas de bosques de AVC, de las cuales 7.5 millones de hectáreas han sido totalmente retiradas del manejo forestal para destinarse a la conservación. WWF-Rusia trabaja con empresas certificadas para identificar bosques con AVC y las áreas más críticas para la conservación. Gracias a la certificación, se ha podido iniciar un dialogo con empresas certificadas, organizaciones ambientales, autoridades públicas y gubernamentales para identificar y conservar las partes más valiosas de bosques intactos. 

Existe evidencia científica de que la densidad de especies emblemáticas, tales como los grandes simios o el gato dorado africano (Caracal aurata), es más elevada en las áreas certificadas FSC que en otras concesiones forestales incluyendo, en algunas instancias, áreas naturales protegidas. Las condiciones de vida de estas especies se mejoran todavía más gracias a las zonas de amortiguamiento que existen en operaciones certificadas FSC.

El FSC otorga una medida de protección incomparable a los paisajes forestales intactos de la Cuenca del Congo y llena un vacío ahí donde no está presente ningún otro esquema de certificación. También es importante entender lo contrario, una falta total de certificación y manejo forestal sostenible, podría abrir la puerta a la erosión indiscriminada de paisajes forestales intactos.

Trabajos de investigación han demostrado que sin un manejo eficaz, las perturbaciones como podrían ser la construcción de caminos en áreas previamente intactas de bosques, desencadenan la subsiguiente caza furtiva y el desmonte de bosques para la agricultura. 

Los caminos en las concesiones certificadas son los suficientemente anchos para permitir un aprovechamiento bien planeado y eficiente en el transcurso de uno o dos años, después de los cuales, los caminos secundarios de extracción se cierran, permitiéndoles regresar a las condiciones naturales. Este es un requisito del estándar FSC de la Cuenca del Congo. En términos prácticos, esto significa que la recuperación de un paisaje forestal intacto en concesiones forestales FSC puede darse a un ritmo mucho más rápido que en las concesiones forestales con formas tradicionales de extracción de madera.

En apoyo a esto, un informe reciente de Kleinschroth et al. (Fritz Kleinschroth, Claude García y Jaboury Ghazoul, Reconciling certification and intact forest landscape conservation (Reconciliación entre la certificación y la conservación de paisajes forestales intactos), Ambio, 10.1007/s13280-018-1063-6, 2018) muestra que las operaciones certificadas FSC se recuperan mejor que las operaciones no certificadas una vez que concluye el aprovechamiento. Por el contrario, en operaciones no certificadas o ilegales, los caminos forestales se encuentran a menudo debajo del dosel y su infraestructura no está tan bien planificada como en las concesiones certificadas.

Sobre los paisajes forestales intactos

El concepto de paisajes forestales intactos es relativamente nuevo en la ciencia ecológica y el FSC es el primer esquema de certificación que lo incorpora a sus estándares.

Las reglas del FSC para la protección de paisajes forestales se introdujeron apenas en 2017. Sin embargo, los estándares han incluido siempre requisitos para la protección de los valores ambientales más importantes dentro de los paisajes forestales intactos. 

Las reglas de 2017 establecen que solo el 20% de los paisajes forestales intactos dentro de un bosque certificado pueden usarse para operaciones forestales. En la actualidad, las reglas se están adaptando localmente en los estándares nacionales FSC de países que contienen paisajes forestales intactos.